lunes, 20 de octubre de 2008

La luna

La luna tiene un halo que creo percibir cuando la observo.
Hay infinidad de estrellas a su alrededor, pero ella está ahí, grande y solitaria. Más o menos visible, pero sin más compañía que la de los soñadores o de los que aún llevan los ojos entrecerrados, fustigados por el propio sueño. Que, a veces, además, coinciden y son la misma persona.
Pues sí, la luna tiene un halo, pero de sobra sé que no puedo preguntarle cómo consigue brillar tanto a pesar de su soledad. Permanece impasible por mucho que todo lo que la rodea cambie. Y llena cada rincón y cada alma sin que nadie pueda cuestionarle. No se acuerdan de ella, pero nadie puede olvidarla. E incluso puede que no sea la mejor compañía. Sin embargo, al final, es inevitable alzar la cabeza y verla ahí, esperando ese momento y sonriendo para sí. Regocijándose porque el tiempo es algo que no parece afectarle. Y puede esperar, porque sabe que siempre alzaremos la cabeza buscándola.
¡Qué gracia le hará, pues al final, siempre terminamos acudiendo a ella cuando la necesitamos!
La luna tiene un halo. Mágico. Y misterioso. Por eso me gusta pensar que la comprendo. Y a veces creo que me guiña un ojo. Y me guía en mi búsqueda.

4 comentarios:

  1. cuantas veces habre mirado a la luna... simplemente pensando que podia haber en cualquier parte del mundo algun chico mirandola... y que el podria ser el hombre de mis sueños... y sabes? por un momento se me quitaban todos los miedos...

    el poder que tiene la luna... ojala alguien pudiera tenerlo

    ResponderEliminar
  2. Diana Gómez Mateus22 de octubre de 2008, 18:09

    No hables de la luna como si fuera una amiga, no hables de soledades que ni siquiera entiendes. Que venga la luna y me hable a la cara, que venga con un cráter y me escupa en la cara, que la sienta fría, blanca…
    ¿Solitaria? Ja, solo está mi abuelo cuando se llena la casa.
    Acaso crees que te guiña un ojo porque te entiende, ella ni sabe quién eres.
    La luna es una puta, pero una puta cara.

    Acaso pueda parecer que la odio, pero sólo es el enojo que me produce su calma, pues la última noche que levanté la cara, no estaba.

    ResponderEliminar
  3. "Para ser grande grande, sé entero: nada tuyo exageres o excluyas. Sé todo en cada cosa. Pon cuanto eres en lo mínimo que hagas.
    Así la luna entera en cada lago brilla, porque alta vive."
    Fernando Pessoa

    ResponderEliminar
  4. Cada vez que doy un paso parece que meto la pata...
    No te puedo dar una disculpa ahora...
    Al parecer mis palabras no cayer'on muy bien (y este teclado no tiene tildes) No quer'ia ofenderte, Fray, David, Dante o quien quiera que ande por aqu'i... Y hablando de Dante, te puedo decir que me gusta, l'astima que no termines los relatos...

    Un beso y un abrazo...

    ResponderEliminar

¡¡¡Coméntame aaargo!!!